Rapido y Curioso - Jesucristo: ¿Mito o Realidad? 3 de 4

Pensado para jóvenes... hecho por jóvenes. 

- Puede ser, a lo mejor, más o menos. Son expresiones que jamás aparecen en la boca de Jesús.  Al contrario toda su expresión demuestra una absoluta claridad de ideas y una seguridad incondicional.

- Jesucristo no es el sabio que anda en la cumbre de la montaña y que no tiene idea de lo que pasa con la gente normal de abajo, al contrario, Jesús habla:
  • De los niños que piden de comer.
  • De los jóvenes que cantan.
  • Del vecino que molesta.
  • De la mujer que pierde el dinero.
  • De la madre que da a luz.
  • Del trabajador irresponsable.
  • De ladrones, caminantes, etc, etc,...
- Jesús conoce la realidad íntima del hombre, sus alegrías y sus sentimientos, vive en total contacto con la realidad que le rodea.

- En Jesús también descubrimos una VOLUNTAD DE ACERO, que le hace capaz de tomar decisiones  con rapidez, fuerza y sin titubeos. Sabe que tiene una misión y no se deja distraer.

- Vemos también en Jesús a un hombre SOBERANAMENTE LIBRE, no solo de las ataduras de lo material, sino también, de cualquier restricción humana que le quiera apartar de la Voluntad de su Padre, como:
  • A los familiares, que lo llamaban loco.
  • A los jefes del pueblo.
  • Al rey Herodes.
  • A los escribas y fariseos.
  • Y a sus propios amigos, como fue el caso del mismo San Pedro.

- El corazón de Jesús es un corazón al que le duelen las desgracias de los hombres y que actúa en favor de ellos:
  • De los leprosos.
  • De los ciegos.
  • De las viudas.
  • De quien tiene hambre.
  • De los pobres.
  • De los ricos.
- A Jesucristo le vemos apreciar la amistad, abrazar a los niños, respetar y valorar a la mujer.

- Jesucristo tiene un domino total de sí mismo. Pero también le vemos alegrarse y entristecerse. 
  • Es capaz de dormir en medio de una tempestad.
  • Pero disfruta de gozo con sus discípulos.
  • Loora la muerte del amigo.

TODO ESTO Y MUCHÍSIMO MÁS ES JESUCRISTO...!!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

La enfermedad de nuestro tiempo: El vacio existencial

De la Ciencia a Dios